Dissidents in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Calendar
November 2005
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Categories
Archives

Militarizan la economia cubana

Posted on Sun, Nov. 06, 2005

Militarizan la economía cubana

WILFREDO CANCIO ISLA
El Nuevo Herald

El gobierno cubano está militarizando la gestión administrativa en los principales sectores productivos y comerciales en un intento por frenar los crecientes focos de malversación que desangran la economía del país.
En otra vuelta de tuerca hacia la recentralización estatal, el régimen de Fidel Castro parece decidido a aplicar nuevas medidas restrictivas de la actividad empresarial y el mercado interno, reforzar los controles sobre firmas asociadas con capital extranjero y otorgarle un papel preponderante en la administración económica a los cuadros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).
Una semana atrás, durante una discurso de graduación de instructores de Arte, Castro amenazó incluso con la posibilidad de restringir más el uso del dólar entre la población bajo “el principio del mínimo de oportunidades para los parásitos, el mínimo de oportunidades para los que reciben la moneda aquella que nos saquea”.
Los pasos no han sido ruidosos, pero el proceso avanza de manera determinante.
Desde el pasado 17 de octubre, el general de brigada Moisés Sio Wong actúa como gerente interventor en el puerto de La Habana con el propósito de fiscalizar todas las operaciones de carga y descarga, y el funcionamiento financiero de esa entidad.
Fuentes de la prensa independiente y la disidencia interna confirmaron a El Nuevo Herald que el propio General de Ejército Raúl Castro –segundo hombre del régimen– se presentó ese día en el lugar para informar de que, por resolución gubernamental, Sio Wong dirigirá todas las actividades en larada habanera con el apoyo de un grupo de oficiales y miembros de las tropas élites de las FAR, conocidos como “boinas rojas”.
Sio Wong dirigió antes la llamada Reserva Estatal, un fondo estratégico del gobernante Fidel Castro, y preside actualmente la Sociedad de Amistad Cubano-China.
”La intervención del puerto de La Habana es un hecho”, relató el disidente Elizardo Sánchez Santacruz. “El robo allí era a gran escala y esta decisión trata de poner un parche a la corrupción, que es un virus extendido en todas las direcciones”.
El puerto habanero controla el 47 por ciento de las mercancías y equipos que entran al país. Se sabe que los contenedores de carga son ”ordeñados” –según el argot popular– por una red del mercado negro que se extiende incluso hasta los establecimientos estatales.
La sorpresiva operación militar en el puerto se produjo apenas 72 horas después de que una avanzada de jóvenes trabajadores sociales asumiera –de madrugada y sin previo aviso– las ventas de combustible en un centenar de gasolineras CUPET en La Habana. La red CUPET está subordinada a la corporación CIMEX, el mayor consorcio empresarial de la isla.
El ejército de trabajadores sociales, que ya cuenta con 28,000 jóvenes en todo el país, es considerado por Fidel Castro como una fuerza clave para ”eliminar unas cuantas lacras que todavía sufre nuestra sociedad” y ”librar la batalla por la invulnerabilidad económica” del país.
El desfalco en los servicentros CUPET estaba a la orden del día. Los camiones cisterna cargaban combustible en excedente en las refinerías y lo vendían a los llamados ”pisteros”, que a su vez lo revendían en el mercado negro más barato que el precio oficial.
El precio establecido para el litro de gasolina es de $1.03 (unos 28 pesos cubanos), mientras que clandestinamente podía adquirirse a $0.76.
El cambio de personal en las gasolineras fue ordenado por 45 días, pero resulta poco probable que los trabajadores de plantilla sean reintegrados a sus puestos. Según testimonios, la decisión sobrevino luego de una reunión de unos 1,000 jóvenes con Castro en el teatro habanero Carlos Marx.
”Incluso jóvenes de Holguín y Santiago de Cuba fueron levantados de esas provincias de forma furtiva para apoyar supuestamente la misión Barrio Adentro en Venezuela”, narró el periodista Carlos Ríos, de Nueva Prensa Cubana. “Se les regaló un reloj y se les pidió no hacer declaraciones a la prensa extranjera”.
Corren fuertes rumores de que en las próximas semanas los trabajadores sociales podrían encarar similares funciones en la red farmacéutica, un sector severamente aquejado por los desvíos hacia el mercado negro.
Ni la nueva situación gerencial en el puerto ni el operativo en las gasolineras han sido informadas por la prensa oficial.
De acuerdo con fuentes vinculadas al sector empresarial, el proceso de militarización abarca también los almacenes de los consorcios CIMEX y CUBALSE en la zona franca de Berroa, al este de La Habana. La zona franca en el Wajay, en el sureste habanero, ya estaba controlada por Almacenes Universales S.A., una empresa bajo la tutelade las FAR.
La transición de mando toca también a las puertas de la empresa de representaciones Platino, que asumía las gestiones de firmas extranjeras en Cuba para ventas en frontera y operaba almacenes de productos en consignación.
Al parecer, estas movidas subrepticias son apenas la punta de un iceberg denominado Operación Girón, que fue planificada por el alto mando de las FAR para militarizar la gestión administrativa y agenciarse el manejo de los recursos fundamentales de la economía nacional.
”Todo indica que estamos ante un paso desesperado para controlar con mano militar lo que el sector civil ha sido incapaz de resolver”, observó el economista Carmelo Mesa Lago, profesor emérito de la Universidad de Pittsburgh. “Pero esto no va a eliminar la corrupción y los demás problemas de fondo, que están generados por medidas económicas irracionales”.
Mesa Lago apuntó que el perfeccionamiento empresarial impulsado en Cuba en la última década fue copiado de las empresas de las FAR y mencionó la eficiencia conseguida por el grupo Gaviota, un complejo corporativo controlado por oficiales de las FAR y con rápido crecimiento en el sector turístico desde su creación en 1990.
”No creo que la militarización de la economía sea efectiva”, opinó el economista disidente Oscar Espinosa Chepe. “Se está yendo sólo a la superficie del problema, porque lo que no funciona es este sistema económico, donde la gente busca empleo en los lugares donde pueda robar, que es sinónimo de sobrevivir en la Cuba de hoy”.
wcancio@herald.com

http://www.miami.com/mld/elnuevo/news/world/cuba/13092657.htm

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *