Dissidents in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Calendar
October 2006
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Categories
Archives

Bibliotecas independientes en debate opositor

Bibliotecas independientes en debate opositor
Por Patricia Grogg
Bitácora Cubana, 12 de octubre de 2006 – La Habana (IPS)

– Un llamamiento a congreso de bibliotecas independientes de la Asamblea
para Promover la Sociedad Civil (APSC) marcó en la disidencia interna de
Cuba diferencias acerca de la misión de esas instituciones, que
funcionan sin autorización oficial.

La APSC, encabezada por la economista opositora Marta Beatriz Roque,
aseguró a IPS que la idea es celebrar el encuentro desde este martes 10
de octubre y hasta el 24 de febrero de 2007, con sede en cada biblioteca
de este tipo que funcione en el país.

Ambas fechas son históricas. El 10 de octubre de 1868 el prócer Carlos
Manuel de Céspedes liberó a sus esclavos y proclamó el comienzo de la
insurrección contra la dominación colonial española. Ese primer intento,
conocido como la guerra de los 10 años, fracasó, pero se reanudó el 24
de febrero de 1995.

Ningún medio de comunicación estatal cubano se hizo eco del llamamiento,
enviado por fax a la prensa extranjera. El gobierno considera a los
opositores “mercenarios a sueldo del imperio” y a las bibliotecas
independientes “una forma de hacer contrarrevolución pagada desde
Estados Unidos”.

Roque estimó que son entre 76 y 77 las entidades que participarían, de
un total de 132 agrupadas bajo la APSC. Hasta la víspera, la activista
dijo no disponer de un listado de direcciones que permitiera constatar
in situ los acontecimientos, al menos en la capital del país.

En un comunicado distribuido al cabo de la pasada jornada, la APSC
informó que “turbas” progubernamentales cercaron e hicieron abortar el
inicio del congreso en una biblioteca de Santa Clara, a 268 kilómetros
de La Habana.

A la vez, un bibliotecario de La Habana fue advertido por autoridades de
que no se le permitiría efectuar actividades de ningún tipo en su hogar,
donde funciona un centro vinculado a la APSC, agregó el reporte.

Según el texto, en dos bibliotecas de Cienfuegos y una tercera de
Camaguey, a 232 kilómetros y 534 kilómetros de La Habana
respectivamente, lograron reunirse grupos de entre cinco y ocho
personas, en cada caso, para inaugurar sus actividades.

Roque es la única mujer del grupo de 75 opositores encarcelados y
enjuiciados entre marzo y abril de 2003 bajo el cargo de conspirar con
Washington con fines subversivos. Actualmente se encuentra en libertad
condicional por razones de salud.

En sendos comunicados, esposas y madres de “los 75”, conocidas también
como las Damas de Blanco, y el Proyecto de Bibliotecas Independientes de
Cuba, presidido por Gisela Delgado, anunciaron que no participarán del
congreso organizado por la APSC.

“El objetivo de las bibliotecas es netamente cultural y no debemos
perder ese espacio de contacto que hemos logrado con la ciudadanía”,
dijo a IPS Delgado, quien negó que la organización que lidera pertenezca
a alguna organización política. Un punto básico de desacuerdo es el
llamado de la APSC a aprovechar el congreso para dar a conocer a los
visitantes y a los vecinos del lugar donde se encuentre enclavada cada
biblioteca el contenido de una campaña denominada “Yo no coopero, yo sí
quiero el cambio”.

Eso “es un llamado a la población para llevar a efecto la desobediencia
civil y, como tal, una campaña de enfrentamiento directo contra el
gobierno. Nada tiene que ver con los principios de las bibliotecas
independientes y nos deja vulnerables a la represión”, dijo Delgado.

En su opinión, el gobierno cubano de Fidel Castro “vinculará las
bibliotecas independientes con acciones opositoras”, a riesgo de perder
“completamente el sentido y el trabajo” que se ha venido realizando
desde marzo de 1998, cuando comentó la iniciativa que ella preside.

A su vez, las Damas de Blanco, en un comunicado hecho llegar a IPS,
aclararon que no son integrantes de “ningún proyecto, organización ni
partido” y, por tanto, si alguna de ellas quiere acudir al llamamiento
de la APSC lo hará a “título personal”.

Al respecto, Roque señaló que estas declaraciones “están de más”, porque
la APSC no “convocó” a participar en el congreso a “nadie que no sea” de
esa organización disidente.

“Pero, además, todo el mundo sabe que el bibliotecario es un opositor y
el propio gobierno lo considera así”, recalcó, para luego insistir en
que las actividades del congreso no están previstas para un día, sino
hasta febrero del año próximo.

Durante todo ese período se prevé, entre otras cosas, la lectura “sin
censura”, conferencias sobre “los objetivos reales de la oposición
pacífica” y la distribución gratuita de libros y folletos diversos.

Una periodista independiente que optó por no ser identificada comentó
que entre las bibliotecas independientes las hay “buenas y malas”, pero
todas deben tener una función cultural y de información, ajena a la
política.

“Yo creo que el llamamiento de la APSC introduce un ruido que va a
desunir”, indicó la mujer, quien se quejó de que en las bibliotecas
estatales han aumentado los requisitos para usar sus servicios con fines
de investigación.

“Tampoco están disponibles obras del peruano Mario Vargas Llosa, o de
los cubanos Guillermo Cabrera Infante y Jesús Díaz, ambos muertos en el
exilio. En cambio, si las encuentro en algunas bibliotecas
independientes”, señaló.

En una reciente entrevista publicada por la revista cubana Bohemia, el
director de la capitalina Biblioteca Nacional José Martí, Eliades
Acosta, rechazó la existencia en Cuba de “listas de libros prohibidos” o
de “autores malditos”.

Acosta achacó las carencias a razones económicas y aseguró que en
algunas bibliotecas faltan inclusive obras clásicas de la literatura
cubana como las de Alejo Carpentier (1904-1980) y hasta la novela
Cecilia Valdés, de Cirilo Villaverde, autor romántico del siglo XIX.

“Hicimos un censo de alrededor de 30 títulos claves para ver cómo
estaban después del período especial (recesión económica de los años 90)
las bibliotecas y hay, en algunas, faltas increíbles. ¿Y en Cuba está
censurado Carpentier o Cecilia Valdés? …Pero que no falte (el mexicano)
Octavio Paz, Vargas Llosa y Cabrera Infante, porque lo convierten en un
escándalo universal”, comentó.

http://www.bitacoracubana.com/desdecuba/portada2.php?id=3087

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *