Dissidents in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Calendar
December 2008
M T W T F S S
« Nov   Jan »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Categories
Archives

El disidente

El disidente

Rafael Ferro Salas, Abdala Press

LA HABANA, Cuba, noviembre (www.cubanet.org) – Ser disidente en Cuba va
más allá de una pasión o un sueño. Es aprender a vivir con el miedo y
controlarlo en las sombras de la marginalidad de los que no piensan como
dictan las reglas absurdas, impuestas por más de cincuenta años.

Ser disidente es renunciar al coro oficialista, a los aplausos en las
congregaciones planificadas y a los bailes de complicidad en los días de
fiesta señalados por la minoría que gobierna.

Los disidentes cubanos son los únicos que desde adentro, a pesar de
estar en desgracia total con las autoridades, logran establecer códigos
de entendimiento con la mayoría gobernada, y en tono bajo, como un
inocente susurro de esperanza, dialogan con las multitudes que los van
apoyando poco a poco.

Pero el miedo siempre hace acto de presencia, está en el enfrentamiento
a las medidas contraproducentes y a las sanciones que van desde multas
titánicas hasta la privación de la poca libertad existente.

El miedo se rumia con la escasa comida racionalizada y se aprende a
digerir. Es el aliado en las sombras, camino a reuniones clandestinas en
las que los mismos desatinos, en medio de las discusiones y aspiraciones
soñadas, conforman la rutina diaria de las protestas.

Hay un diccionario de adjetivos inventados por los controladores de los
medios para clasificar a los disidentes en Cuba. Les tiran sobre sus
espaldas las ignominias más rebuscadas con el propósito de herirles el
decoro que levantan con sus voces de inconformes. Todo está prohibido
para ellos en medio del reino de las prohibiciones.

Y a pesar de los pesares recogidos en el camino de la batalla cotidiana,
los disidentes siguen empeñados en buscar la luz al final del túnel.

En esta pequeña aldea global hay un oficio digno de reconocer como el
más peligroso entre todos los oficios, más allá del peligro asumido por
los matadores a sueldo, los trapecistas, los retadores de alturas,
pilotos de guerra y soldados profesionales. Hablo de un oficio
desempeñado por los sobrevivientes del vértigo que refleja la amenaza,
una profesión ejercida por verdaderos retadores del momento y las
circunstancias en que se vive.

Los disidentes llevan con humildad sus riñones bien puestos, mostrándole
a los despiadados que se puede lidiar con el miedo, saltar sobre él
cuando hay que hacerlo y expresarle a los que mandan que en la tierra
existen más flores que serpientes.

A pesar de esa profesión de muerte que desempeñan esos rebeldes de estos
tiempos, se sigue batallando frente al sol para de una vez y por todas
conquistarlo.

http://www.cubanet.org/CNews/y08/nov08/27_C_4.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *