Dissidents in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Calendar
December 2008
M T W T F S S
« Nov   Jan »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Categories
Archives

Los nuevos sitiadores

Sociedad
Los nuevos sitiadores

El cartel de la calle donde vive Oswaldo Payá y la excusa retomada por
las nuevas lumbreras del socialismo.

José Hugo Fernández, La Habana | 09/12/2008

En una pared pública del barrio del Cerro, en La Habana, a muy pocos
pasos de donde vive, a puertas cerradas, Oswaldo Payá, los sayones del
régimen escribieron con letras grandes: "En una plaza sitiada la
disidencia es traición".

Más que un exabrupto abusador para amedrentar al disidente, más aún que
una advertencia para sus posibles simpatizantes en el barrio, el
letrero, graciosamente extrapolado (como amenaza) de un texto de San
Ignacio de Loyola, resume en su esencia el mayor acierto estratégico del
totalitarismo cubano.

Esa listeza de presentar al país como plaza sitiada ha propiciado a los
verdaderos sitiadores de nuestra libertad una excelente coartada para
lidiar con la oposición, desde los primeros tiempos y hasta hoy mismo,
en realidad hoy más que nunca antes.

Fuese a la hora de enfrentar alzamientos en las lomas del Escambray (en
una operación astutamente llamada "lucha contra bandidos"), fuese para
acallar entre rejas las incómodas denuncias del periodismo
independiente, o para contener la marea migratoria mediante el
fusilamiento de tres infelices muchachos, o para justificar su
incompetencia y sus barrabasadas económicas, siempre le echaron garra al
argumento, el cual, por demás, les ha valido para despertar simpatías y
para asegurar complicidades en todo el mundo.

Es la picardía criolla convertida en alta política, luego de traspasar
todos los estratos del cinismo. Un gran aporte (el único quizá) de Fidel
Castro a la politología.

También es un asunto conocido, más o menos, por todos aquellos a quienes
interesa. Así que no valdría la pena recordarlo si no fuera porque la
excusa de plaza sitiada ha sido retomada por las nuevas lumbreras del
socialismo en Cuba, quienes, no conformes con verla utilizada como
sofisma salvador para el régimen, pretenden que sea además la base de
todo un sistema ideológico.

Recientemente, una de estas lumbreras, luego de afirmar tan campante que
nuestra situación de plaza sitiada puede durar aún cien años más,
pretendía venderle barata la táctica a los pueblos de América Latina,
para los cuales no se le ocurre concebir otro aliado mejor que lo que él
llama "la resistencia de los invadidos".

Tales palabras podrían ser tomadas como cascarita echada al aire por uno
de nuestros tantos ideólogos de barriga llena y corazón contento. Pero
cascarita o no, no dejan de resultar de muy mal augurio, si se tiene en
cuenta que quien las esgrime pertenece a la nueva camada de
intelectuales del patio, que se consideran a sí mismos un
desprendimiento y hasta un punto de giro dentro de la ortodoxia de
izquierda que nos atosigó durante medio siglo.

Si uno de los más representativos entre nuestros reformistas de hoy no
encuentra a mano otra salida menos sosa que la de continuar
machacándonos con la guayaba de la plaza sitiada, si a la hora en que el
cambio de rumbo y el reconocimiento de prácticas obsoletas y el rechazo
de tácticas insanas se imponen como imperativo de supervivencia incluso
para el régimen mismo, no se les inflama el seso con propuestas
medianamente sustentables o creíbles, entonces será mejor que nos
encomendemos al espíritu santo.

A ver si aunque sea nos libra de estos nuevos sitiadores, toda vez que
de los viejos está a punto de librarnos la historia.

http://www.cubaencuentro.com/es/cuba/articulos/los-nuevos-sitiadores-137815

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *