Dissidents in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Calendar
November 2016
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Translate (from Es)
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives

Cuba – tambores de guerra saludan elección de EEUU

Cuba: tambores de guerra saludan elección de EEUU
Por lo general el Gobierno cubano ha utilizado los ejercicios militares
“Bastión”, surgidos durante la época de Reagan, como un recurso para
desviar la atención hacia los problemas internos
Redacción CE, Madrid | 10/11/2016 9:41 am

La noticia de los 55 años de creación de la “Brigada de la Frontera”,
celebrados con un acto político y una ceremonia militar, encabezó ayer
miércoles la edición digital del diario Granma, órgano oficial del
Partido Comunista de Cuba (PCC), con el título “Cincuenta y cinco años
en la defensa de la Patria”. Como todo lo que ocurre en la Isla, ni el
destaque de la noticia ni el título son casuales.
“La celebración fue presidida por el general de cuerpo de ejército
Leopoldo Cintra Frías, miembro del Buró Político y ministro de las
Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), y a ella también asistieron jefes
y oficiales del Ministerio del Interior, de la Asociación de
Combatientes de la Revolución Cubana, el Partido en la provincia y otras
instituciones; así como familiares de combatientes caídos en
cumplimiento del deber, trabajadores civiles y fundadores de la Brigada
de la Frontera”, señala Granma.
“Esta unidad, como parte de nuestro pueblo, ha participado en la lucha
contra bandidos, en la crisis de octubre, en la campaña de
alfabetización, en las zafras del pueblo, en las misiones
internacionalistas y en otras numerosas misiones, pero nuestra mayor
contribución a la Patria ha sido cumplir con el servicio de guardia
combativa y garantizar la seguridad del perímetro fronterizo, sin
provocar un pretexto para una intervención militar directa desde la
ilegal base naval, señaló en las conclusiones el coronel Erasmo Méndez
Fernández, jefe de la Brigada de la Frontera”, agrega la información del
diario oficial del PCC.
Más importante que dicho acto fue el anuncio, también el miércoles, de
un ejercicio militar periódico por parte de las autoridades de la Isla,
lo que tiene una fuerte connotación ideológica.
“Tiene como objetivo entrenar a los órganos de dirección y de mando de
las diferentes estructuras encargadas de la defensa nacional y
territorial, en la organización del trabajo en interés de elevar la
disposición del país para la defensa y la preparación de las tropas y la
población para enfrentar las diferentes acciones del enemigo”, señaló
una nota publicada en grandes letras rojas en la portada de Granma.
El Gobierno no vinculó los ejercicios con la victoria de Trump en las
elecciones estadounidenses, pero el anuncio de maniobras y ejercicios
tácticos fue casi simultáneo con la confirmación del resultado electoral
el miércoles, informa la AP.
Es la séptima vez que Cuba realiza los ejercicios llamados “Bastión”,
que suelen coincidir con los momentos de alta tensión con Estados Unidos.
Según la historia oficial, el primer ejercicio se realizó en 1980 tras
la elección de Ronald Reagan a la presidencia y en el marco de la
impronta de la Guerra Fría.
La nota de Granma advirtió a los ciudadanos que los ejercicios incluirán
“movimiento de tropas y de material de guerra, vuelos de la aviación y
explosiones en los casos que se requiera”.
El economista Esteban Morales, miembro del Partido Comunista, dijo a la
cadena Telesur que con el triunfo de Trump, el liderazgo de la
organización política que dirige al país “debe estar preocupado”, de
acuerdo a la AP.
“Pienso que esto puede representar un nuevo capítulo”, consideró.
Carlos Alzugaray, diplomático retirado y experto en ciencias políticas,
indicó a la AP que la victoria de Trump podría complacer a sectores
intransigentes de la conducción cubana, según los cuales la Isla estaba
estrechando relaciones de manera excesivamente rápida para la
sustentabilidad de la revolución.
“Ha habido mucho rechazo a lo que se hizo con Obama”, dijo Alzugaray.
“Muchos cubanos creen que una situación de enfrentamiento es mejor para
la revolución”, pero al mismo tiempo el experto reconoció que
financieramente un endurecimiento de las sanciones puede ser dramático
para la Isla.
Alzugaray prefirió la cautela. “Creo que todo está en veremos. Es muy
temprano para saber”.
Por su parte, el periodista y escritor Carlos Alberto Montaner
ridiculizó la orden impartida por el gobernante cubano, Raúl Castro,
tras conocerse la victoria electoral de Trump, de “ordenar ejercicios
militares”.
“No pensará realmente (Castro) que el multimillonario lo invadirá tras
el 20 de enero de 2017 (fecha de su investidura)”, ironizó en
declaraciones formuladas a la agencia Efe.
Montaner dijo sospechar que Raúl Castro estará en estos momentos
“lamentando no haber podido avanzar más en el camino de la
reconciliación con Estados Unidos” y tal vez culpe a su hermano Fidel de
“haberle puesto freno”.
En cualquier caso, al parecer el triunfo presidencial de Trump será
utilizado por el Gobierno cubano dentro de la campaña que viene
realizando por diversas vías —desde la represión a periodistas y sitios
de información, no opuestos pero independientes del Gobierno, hasta un
aumento del control a formas de trabajo privado como por ejemplo los
restaurantes conocidos como “paladares”— al parecer con el objetivo de
reafirmar su modelo en crisis.
Si bien la actitud de la Plaza de la Revolución no es de confrontación
abierta, sí ha aumentado el recelo hacia el proceso de “deshielo”.
El mandatario cubano Raúl Castro envió el miércoles un mensaje a Trump
en el que felicita al candidato republicano a la presidencia de EEUU por
su victoria en las elecciones del martes, informaron fuentes oficiales,
de acuerdo a la agencia Efe.
“El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República
de Cuba, Raúl Castro Ruz, envió un mensaje de felicitación al Sr. Donald
J. Trump por su elección como Presidente de los Estados Unidos de
América”, reza el texto de una escueta nota publicada en la página web
del Ministerio cubano de Relaciones Exteriores (Minrex).
La victoria del magnate neoyorquino tiñe de incertidumbre el proceso de
normalización de relaciones diplomáticas iniciado entre EEUU y Cuba hace
casi dos años tras más de cinco décadas de enemistad.
Aunque inicialmente no se opuso al “deshielo”, en el tramo final de la
campaña, Trump se mostró del todo contrario a la relajación de sanciones
y las políticas de acercamiento a la Isla impulsadas por la
Administración del todavía presidente Barack Obama, y aseguró que
revertiría este proceso.
Llama la atención, por otra parte, el momento escogido por el Gobierno
cubano para realizar el anuncio de un ejercicio que requiere de una
preparación previa. Cabe la especulación de si los análisis de la
inteligencia cubana apuntaban con mucha mayor fuerza hacia la
posibilidad del triunfo electoral del magnate, por encima de la opinión
de tantos analistas y órganos de prensa que la veían menos probable.
Aunque por otra parte es bueno enfatizar que dichas maniobras se han
efectuado regularmente durante el mes de noviembre.
Cabe suponer que la Plaza de la Revolución contemplara la opción de
dicha victoria y dejara para después, tras conocerse los resultados de
la votación, el énfasis en la prensa oficial e incluso la determinación
de la magnitud de las maniobras. Ahora es casi seguro que se otorgará un
mayor realce a lo que en otro momento pudiera haberse catalogado de casi
“rutinario”.
Más allá de las limitadas ocasiones en que hubo realmente un peligro de
ataque militar por parte de EEUU, que se remontan a varias décadas
atrás, por lo general el Gobierno cubano ha utilizado este tipo de
actividades como un recurso para desviar la atención hacia los problemas
internos. En esta ocasión, hay al menos dos preguntas que formularse. La
primera es sobre el alcance actual de la eterna crisis económica, pese a
la ilusión que La Habana trata de vender a través de un esfuerzo por
captar la inversión extranjera que hasta el momento, en la práctica,
ofrece resultados limitados.
La segunda cuestión tiene que ver con el control absoluto que el
Gobierno tiene sobre la sociedad. Si se sabe que en estos momentos
Washington no presenta una amenaza militar para la Isla, con
independencia de la elección presidencial estadounidense, no es fácil
descartar que las maniobras militares contribuyan también a la
reafirmación en marcha de la censura y el control.
En noviembre de 2009, bajo la presidencia estadounidense de Barack
Obama, Cuba realizó ejercicios militares. Fueron las primeras realizadas
luego de que Raúl Castro asumiera el mando cotidiano en los asuntos
gubernamentales, y también las primeras desde que Obama ocupara la Casa
Blanca.
“Bastión 2009”, como se denominó a las maniobras de entonces, “es el más
importante ejercicio militar de los últimos cinco años en Cuba y se
efectuará con austeridad, pero con eficacia. Su desarrollo permitirá
elevar la capacidad disuasiva para evitar una confrontación”, señaló en
aquel momento la nota de Granma.
Las maniobras fueron planteadas también como un mensaje de cara a
Washington y Obama.
En 2009 se llevó a cabo una amplia movilización militar, bajo el
concepto cubano de la llamada “Guerra de todo el pueblo” por la cual,
ante la falta de recursos tecnológicos sofisticados, los ciudadanos se
involucran en las actividades militares.
Bajo igual principio se realizarán los de este año, que durarán tres días.
“En cada uno de ellos [ejercicios militares] se demuestra la posibilidad
de defender al socialismo con la concepción estratégica de la Guerra de
todo el pueblo, dirigida por el Partido”, indicó en 2009 el diario
oficialista Juventud Rebelde.
“El Ejercicio Estratégico Bastión 2016, constituye un elemento esencial
en la materialización de la doctrina de la Guerra de Todo el Pueblo”,
señala la nota de Granma del jueves 10 de noviembre.
Hal Klepak, un experto y profesor emérito del Real Colegio Militar de
Canadá, consideró en aquella ocasión que las maniobras tenían más que
ver con enviar un mensaje a los que intentaran desestabilizar al país
que con un asalto real en ese momento. Tal objetivo se repite ahora.
Todo apunta en que —con independencia del triunfo de Trump o de Hillary
Clinton— La Habana ya preparaba su operación con dos intenciones: una
dirigida hacia Washington y otra nacional. Solo que ahora, tras
conocerse los resultados electorales, ambos frentes posiblemente se
intensifiquen y la presión aumente en ambas direcciones.
Este tipo de ejercicios, que como ya se indicó comenzaron en los 80, se
han llevado a cabo de acuerdo a circunstancias puntuales. En el período
de 1980 a 1986 se realizaron tres ejercicios Bastión. En 2004, después
de 18 años de realizado el último ejercicio de este tipo, se decidió
reiniciarlos. Para ello se efectuó Bastión 2004, dirigido por Fidel
Castro entre el 13 y 19 de diciembre. Desde 2004 no se desarrolló
ninguno hasta 2009. En 2008 se anunció su realización, pero luego fue
cancelado debido a los destrozos causados por huracanes y las
necesidades de la reconstrucción. Tras esa fecha volvieron a
interrumpirse. En 2013 se llevó a cabo uno. Es la séptima vez que Cuba
realiza el Ejercicio Estratégico Bastión.

Source: Cuba: tambores de guerra saludan elección de EEUU – Noticias –
Cuba – Cuba Encuentro –
www.cubaencuentro.com/cuba/noticias/cuba-tambores-de-guerra-saludan-eleccion-de-eeuu-327599

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *