Dissidents in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Calendar
December 2016
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Categories
Archives

Dos tristes historias de poetas

Dos tristes historias de poetas
Las ideologías totalitarias siempre han ejercido una rara fascinación
sobre ese gremio
Jueves, diciembre 8, 2016 | Luis Cino Álvarez

LA HABANA, Cuba.- Las ideologías totalitarias siempre han ejercido una
rara fascinación sobre los poetas. Baste recordar los casos de Ezra
Pound y Gabriel D’Anunzio, seducidos por el fascismo, y de Pablo Neruda
escribiendo aquella oda a un sicópata asesino como Stalin.

El castrismo también ha embelesado a muchos poetas. Algunos, los más
encumbrados, han derivado prebendas de sus servicios. Pero he conocido
casos verdaderamente patéticos, cuya ciega fidelidad al régimen raya con
el masoquismo.

Raúl Hernández Novás fue uno de ellos. En los años 90, en pleno Periodo
Especial, echó de su casa a uno de sus mejores amigos, también poeta, y
nunca volvió a dirigirle la palabra porque se atrevió en presencia suya
a hacer un comentario contrario al régimen. Eso ocurrió unos meses antes
de que Hernández Novás se suicidara, en 1993. Tomó esa decisión
desesperada porque él y su anciano padre se estaban literalmente
muriendo de hambre, luego que un comedor estatal dejara de darles el
mísero rancho que diariamente le entregaban, y ni la UNEAC ni Casa de
las Américas atendieran sus peticiones de auxilio.

Un tipo tan libertario y sensible como Bladimir Zamora, fallecido el
pasado cinco de mayo, afirmaba sentirse orgulloso de su fidelidad a la
revolución. Solía decir a sus amigos: “Hay que beber y ser
revolucionarios”. Tal vez una cosa le ayudaba a sobrellevar la otra.
Pero aquel equilibrio no funcionó. La revolución receló de él, le dio
muy escaso reconocimiento. Y la bebida, sin la cual consideraba que la
vida era demasiado aburrida, le provocó la cirrosis que lo mató.

La fe fidelista del Blado, como lo llamaban sus amigos, resistió
impávida los vapuleos de los muy mediocres funcionarios provinciales de
Cultura en su natal Bayamo que lo forzaron a emigrar a La Habana, y los
señalamientos de los comisarios de la capital de que su escritura tenía
“problemas de contenido”, lo cual significaba estar a un paso de ser
acusado de tener problemas ideológicos.

El poeta y periodista, que fue durante años miembro del consejo de
redacción de la revista cultural El Caimán Barbudo, vivía en condiciones
deplorables, en una habitación en el segundo piso de un edificio
devenido en cuartería en la calle Monserrate, en la Habana Vieja.

En su pequeñísima habitación, atiborrada de libros y discos —era una
verdadera autoridad en el conocimiento de la música cubana toda— no
había baño. Había que orinar en un cubo y defecar, agazapado en un
rincón, sobre un periódico. Lo explicó el mismo Blado en su poema Blue
de Bukowsky, que dedicó a Ray Fernández: “…he cerrado la puerta del
balcón/ para cagar/ en la estrecha intimidad/ sobre el periódico de ayer”.

Por cierto, en aquel poema aludía a las dudas que le caían, como auras
tiñosas, en la cabeza… Tal vez por esas dudas, aunque trataron de
convencerlo, nunca quiso pertenecer a la Unión de Periodistas de Cuba
(UPEC), porque decía que era una pérdida de tiempo.

En honor a la verdad, Bladimir Zamora, a diferencia de Hernández Novás,
no solía hacer exclusiones ideológicas con sus amigos. Solo exigía que
respetaran sus ideas. Y él, por su parte, no intentaba hacer proselitismo.

Zamora nunca renunció a su amistad con los poetas exiliados Camilo
Venegas y Felipe Lázaro. Con este último, director de la editorial
Betania, radicado en España, trabajó en 1995 en la confección de la
antología Poesía Cubana: La Isla Entera, donde se incluyeron 54 poetas,
tanto residentes en Cuba como en el exterior.

Refiere su amigo, el periodista Joaquín Borges Triana en su artículo
“Hay que beber y ser revolucionario”, aparecido en el número 22
(mayo-junio) del Caimán Barbudo: “Lo que más me sorprendía al llegar a
aquella mísera habitación era que allí podía uno toparse de entrada o
salida con gente tan distante en su manera de pensar y que iban desde un
Fernando Rojas hasta un Antonio José Ponte. Siempre admiré tal
proyección ecuménica e integradora de Bladimir, la cual nunca entró en
contradicción con el hecho de que sirvió a la Revolución en cuanto le
fue posible y sin esperar nada a cambio (jamás solicitó ningún tipo de
prebenda en su favor)”.

Me consta que no era un tipo excluyente. Conocí a Bladimir Zamora, allá
por los finales de los años 80, a través de mi buen amigo el fotógrafo
Pedro Luis Cabrera (Peyi), que por entonces era el diseñador del Caimán
Barbudo. Ya siendo disidente, no volví a tropezarme con Blado. Pero dudo
que me hubiera rechazado. Cuando murió, lo sentí mucho. Aunque
discrepáramos radicalmente en los gustos musicales y nunca llegara a
entender su fidelidad fidelista.

luicino2012@gmail.com

Source: Dos tristes historias de poetas | Cubanet –
www.cubanet.org/opiniones/dos-tristes-historias-de-poetas/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *