Dissidents in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Calendar
December 2016
M T W T F S S
« Nov    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Translate (from Es)
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives

Indiferencia

Indiferencia
Mi odio por él no tuvo límites. Yo creo en el odio, en el odio sano que
no nos arrastra. Mi venganza fue verlo vivir sus últimos años de forma
miserable
Roberto Madrigal, Cincinati | 30/11/2016 3:53 pm

He visto los mejores cerebros de mi generación destruidos por la
locura, famélicos, histéricos, desnudos,
arrastrándose de madrugada por las calles de los negros en busca de
un colérico picotazo…
Aullido, Allen Ginsberg
Cuando un amigo me despertó poco después de la medianoche, ya veintiséis
de noviembre, para anunciarme la muerte de Fidel Castro, sentí una leve
alegría mental, pero en el plano emocional, no sentí absolutamente nada.
Al amanecer, aproveché el fallecimiento como excusa celebratoria para
encontrarme con mi amigo, el artista plástico Juansi, quien se acercaba
desde Dayton para unas gestiones que debía hacer, y tomarnos un trago en
el bar de un Applebee’s, mientras el resto de los comensales seguía con
interés de fanáticos, el juego de fútbol colegial entre Michigan y Ohio
State, que por estos lares es todo un acontecimiento, ajenos a los
hechos que conversábamos.
No creo que existe otra persona que yo haya odiado más que a Fidel
Castro. Es el individuo a quien considero el máximo responsable (pero no
el único) de arruinar mi juventud. Desde muy joven lo responsabilicé por
destruir mi universo, los sueños de mi infancia, las ilusiones de mi
adolescencia y por frustrar cualquier intento de hacer mi vida siguiendo
mis motivaciones. No solamente me lo hizo a mi, sino a casi todos mis
amigos.
Pertenezco a una generación, o a un grupo dentro de esa generación, que
sufrió todas las consecuencias de la gesta que se ocultaban tras las
fotos épicas de los barbudos combatientes y de los jóvenes militantes
dispuestos a cumplir las misiones que se les encargaran. Todo lo que se
escondía detrás de los documentales propagandísticos del ICAIC y de la
televisión cubana. De todo lo que se le ocultaba a los selectos
visitantes extranjeros. Todos sabemos de qué se trataba. Las UMAP, las
persecuciones y redadas callejeras contra todo el que fuera diferente,
los arrestos gratuitos, las expulsiones de las escuelas, las decisiones
arbitrarias respecto a qué carrera elegir o a dónde ir a trabajar, las
separaciones familiares, el hostigamiento ideológico. No vale la pena
seguir anotando, cada cual puede hacer su rosario personal. Era el
abismo tras la imagen del espejo mediático.
Por razones que no vienen a cuento, nunca he comprado utopías. No me
interesan, no soporto un mundo en el cual todos somos lo mismo. Por eso
un día me aburrí de creer en el Paraíso y en el Infierno. No me gustan
las figuras mesiánicas. Quizá por eso jamás me atrajo la figura de Fidel
Castro. Reconozco que fue un hombre brillante, con un carisma innegable
y una retórica convincente. Un manipulador de masas sin rival. Para mí
siempre fue un narcisista delirante, que involucraba a todo un pueblo en
sus metas personales, para cumplir con sus delirios de grandeza. No me
agradaba su sentido del humor, él se podía burlar de los demás, pero
nadie se podía burlar de él. Como se decía en Cuba, no tenía tabla.
Jorge Semprún lo retrató en su Autobiografía de Federico Sánchez cuando
señaló: “…comenzó su discurso y a los diez minutos ya estabas hasta la
coronilla de tanta castellana retórica; y es que Fidel Castro, en un
país de campesinos y razas mezcladas, hablaba la lengua del Imperio, la
lengua de la burguesía colonial española:… se te antojaba que era la
retórica del poder populista, que no podía, ni tal vez pretendiera,
suscitar comprensión cabal, sino tan solo adhesión fervorosa y
admiración de los de abajo…”.
No me parecía un hombre de principios, sino de caprichos. No le veo nada
rescatable al engendro que creó, porque lo que daba con una mano lo
quitaba con la otra. Pienso, que lo que es Cuba ahora, es el resultado
lógico del proceso que inició Fidel Castro. Pero prefiero ceñirme a lo
personal.
Quizá fue que la primera vez que lo enterré resultó ser cuando en 1980
pude irme por el Mariel, tras haberme asilado en la embajada del Perú.
No que dejé de ser cubano, pero dejé de ser su víctima. Con el tiempo,
las decisiones del alcalde de Cincinnati y del gobernador de Ohio
afectaban más mi vida personal que cualquier medida que Castro tomara en
la isla. Luego lo volví a enterrar en 2006, cuando tuvo que dejar sus
funciones como el ubicuo jefe de todo y disfruté mucho cuando comenzó a
salir como una momia en mono de Adidas, físicamente destrozado, la
negación y la caricatura del comandante en traje de campaña. Es más,
deseé que siguiera vivo por largo tiempo, para que pudiera oler su
mierda y tuviera que vivir como un prisionero de la cámara hiperbárica.
Me divertían sus disparatadas reflexiones. Mi odio por él no tuvo
límites. Yo creo en el odio, en el odio sano que no nos arrastra. Sin
odio, la noción de amor no existiría. Mi venganza fue verlo vivir sus
últimos años de forma miserable.
Quizá por todo ello, su muerte verdadera me dejó impávido. También me
dio ideas, que no sentimientos, contradictorios. Por un lado, me alegra
que al fin comienza el capítulo final del proceso de normalización de la
isla, por muy doloroso que sea. Que se verán interesantes intrigas
palaciegas y defenestraciones de unos cuantos impresentables, pues ya
empezarán a emerger los bandos que, dentro del supuesto monolito
dominante, van a disputarse el poder futuro, ya cercano. Pero me molesta
que se fue vencedor, porque en realidad destrozó al pueblo cubano y no
pagó por ello. Murió en su casa, de alguna manera, todavía en el poder.
Longevo y bien atendido.
Por supuesto que seguirá siendo una figura legendaria. Allá la Historia
y los historiadores. Para mí su partida final sonó como un susurro. La
parte de mi vida que me quitó ya se la había llevado hace mucho tiempo.
Yo pude construir una nueva. Mi odio lo perseguirá por toda la
eternidad, un odio relajado que nunca me abandona, pero que puedo
dosificar a mi antojo. No tengo por qué perdonarlo. Lo siento por los
cristianos que tendrán que cumplir con el mandamiento de amar al
prójimo. Que lo perdonen ellos si pueden.
Este texto también aparece en el blog Diletante sin causa. Se reproduce
con la autorización del autor.

Source: Indiferencia – Artículos – Opinión – Cuba Encuentro –
www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/indiferencia-327853

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *