Dissidents in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Calendar
December 2016
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Categories
Archives

Mi vida por esto – testimonio de un combatiente clandestino

Mi vida por esto: testimonio de un combatiente clandestino
FRANK CORREA | La Habana | 28 de Diciembre de 2016 – 12:08 CET.

En 1968 Teófilo Sánchez recibió un disparo en la espalda que le destrozó
la médula. El plomo quedó alojado a unos centímetros del hígado y fue
imposible su extracción. Hasta el día de hoy aún lo lleva en su cuerpo.

Su historia es poco conocida en Jaimanitas. Teófilo la cuenta con una
mezcla de orgullo y desilusión, porque aunque se considera un
revolucionario a tarea completa, su vida está llena de dificultades.

“En diciembre de 1958 yo estaba preso en la cárcel de Pilón, en
Manzanillo, por mis actividades en la lucha clandestina contra Batista.
Me habían torturado salvajemente y tirado en una celda inmunda, donde
perdí la noción de los días. Todas las mañanas un doctor me inyectaba,
nunca supe con qué. Un oficial que llamaban ‘Ojos Bellos’ me interrogaba
sin poder sacarme una palabra y me dijo que las inyecciones eran de
vitaminas, pero cada vez me sentía peor. Un día no vino el doctor con la
inyección, ni tampoco ‘Ojos Bellos’, alguien abrió las celdas y nos
dejaron en libertad. Habían triunfado los rebeldes”.

Cuenta Teófilo que producto de la golpiza le quedó una artritis que tuvo
que tratarse en La Habana, donde se quedó a vivir. Su hermano Ciro, que
había combatido en la Columna Uno bajo el mando de Fidel, lo llevó con
su prima Celia Sánchez, que le consiguió unas inyecciones americanas
para su enfermedad y pidió que Teófilo se quedara con ella, pues
necesitaba “gente de confianza”. Lo situaron en el grupo encargado de la
atención a familiares de los mártires del Ejército Rebelde.

“Yo era quien llevaba los suministros y los efectos electrodomésticos
que necesitaban. Recogía los pedidos en el almacén de Recuperación de
Valores, confiscados a quienes abandonaban el país, y los trasladaba
hasta las viviendas de los familiares de los mártires. Mucha gente que
no había lanzado ni una escupida en la guerra, se encaramó en el tren de
la revolución y aprovechándose del momento ascendieron en buenos cargos
públicos. Yo preferí estudiar Electrónica. Me hice técnico. Gozaba del
privilegio de arreglar los aires acondicionados y los refrigeradores
de los comandantes y los ministros”.

“También estuve un tiempo en el grupo que preparaba las distintas
residencias de descanso del Comandante en Jefe”, rememora. “Aunque mi
hermano Ciro Sánchez ascendió como oficial del ejército, yo continúe
arreglando refrigeradores. En 1968 se inauguró la tienda para
diplomáticos ‘El Náutico’ y me asignaron allí instalando el
equipamiento. Una tarde, mientras atendía una llamada telefónica, entró
al establecimiento un exsargento del ejército de Batista que conocía, al
que acaban de intervenirle su negocio. Dicen que se había vuelto loco,
se me acercó por la espalda y me disparó con una pistola”.

Aunque lo enviaron a Hungría para su restablecimiento, Teófilo nunca
volvió a caminar y desde entonces anda en una silla de ruedas. Hizo mil
intentos por reincorporarse al trabajo, pero tres comisiones médicas
dictaminaron su incapacidad laboral.

“Aun así, soñaba con ayudar a construir el socialismo y persistí. Uno
de los médicos dijo: ‘Todos los días llegan a esta comisión decenas de
hombres buscando la baja médica, por simples dolorcitos, y este lisiado
de verdad da batalla por trabajar’. Gracias a él me dieron el alta. Fui
de profesor para la Escuela de Electricidad, donde me jubilé en 1987″.

En su silla de ruedas Teófilo Sánchez desanda Jaimanitas. Reconoce que
su retiro no le alcanza para vivir. Hace poco recibió la orden por los
60 años de la lucha clandestina, que guardó en una caja junto a una
decenas de medallas y distinciones. “Pero no me las puedo comer, tengo
que dar mucha rueda por el pueblo buscando el sustento diario. Inventar
todos los días como un mago, para comer. A veces me cae un ventilador,
que enrollo y me busco unos pesitos, que tampoco me sirve de mucho. Todo
está muy caro. Mi mujer tiene 80 años y está enferma. Es una carga
adicional para mi situación”.

Le pregunto si está feliz con su historia y se encoge de hombros. No
sabe si alegrarse o llorar. “Yo di mi vida por esto”, dice, “y estoy
dispuesto a darla de nuevo si el momento lo exige. Pero es cierto que es
una agonía sobrevivir así, en silla de ruedas, con esta edad y una
mujer enferma que no puede levantarse de la cama. La Asociación de
Combatientes de vez en cuando me visita, me traen algo, pero nada
alcanza en este país. Ahora mismo no tengo un peso en el bolsillo. Ni
para las medicinas. Solo mis medallas, el plomo alojado en el hígado y
la médula espinal rota. Esas son mis únicas pertenencias reales. Soy un
lisiado más, insolvente, de los tantos que andan por ahí”.

Source: Mi vida por esto: testimonio de un combatiente clandestino |
Diario de Cuba – www.diariodecuba.com/cuba/1482282186_27579.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *