Dissidents in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Calendar
January 2017
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Categories
Archives

Cuba y las promesas de Trump

Cuba y las promesas de Trump
GUILLERMO I. MARTÍNEZ

La transición presidencial en Estados Unidos este año ha sido enredada y
peliaguda. Tanto el actual presidente Barack Obama como el
presidente-electo Donald Trump han complicado las cosas.

Algunos dicen que es el ego de ambos el que provoca el choque y otros la
política que uno quiere preservar y el otro quiere demoler es lo que
crea el problema.

Obama cuida con celo su legado. No quiere que eliminen el plan de salud
implementado, el cual es mejor conocido como Obamacare; no quiere que
cambien su plan para cerrar la base de Guantánamo y facilitar la entrada
a decenas de miles de inmigrantes musulmanes que huyen de la guerra en
Siria y Irak. Quiere mantener su liberal plan de inmigración. Y quiere,
por supuesto que el acercamiento con Cuba logrado por su administración
en diciembre del 2014 dé lugar a mejor relaciones entre los dos países.

Todo esto en medio de peleas internas en ambos partidos.

A nivel nacional es difícil predecir qué bando va a ganar, si los
republicanos ahora con Trump en la Casa Blanca, y con una mayoría de dos
escaños en el Senado y un par de docenas en la Cámara de Representantes.
O si la pelea interna entre ellos impide que tomen decisiones importantes.

Entiendo que a nivel nacional e internacional el caso de qué hacer con
Cuba no es de los más importantes. Aquí en el sur de la Florida es
crucial, pero fuera de la zona, pocos tienen mucho interés en el tema.

Trump vino a la capital del exilio durante su campaña y su casa de
recreo en Mar-A-Lago está a unas 50 o 60 millas de Miami. Vino a
reunirse con veteranos de Bahía de Cochinos a los que prometió que todas
las acciones ejecutivas tomadas por el presidente Obama con respecto a
Cuba serían barridas y volveríamos a las frías relaciones diplomáticas
que primaron durante más de medio siglo.

Hay otras opciones.

Es posible que Trump tenga tantas otras cosas que hacer en problemas
nacionales e internacionales, que se olvide de las promesas hechas a los
cubanos del exilio histórico. Además, Trump cambia tanto de posición
como de calzoncillo.

Hoy dice A. Mañana dice lo opuesto.

Pero creo que lo de Cuba le importa y que la posición de los cubanos que
fueron de los que más lo defendieron en la contienda electoral es algo
con lo cual se siente comprometido.

En este caso Trump tiene dos alternativas sin violar sus promesas de
campaña. La primera y la más fácil es eliminar todas las acciones
ejecutivas tomadas por el presidente Obama y dejar que las relaciones
entre los dos países vuelvan la guerra fría que ha primado desde 1959 a
la fecha.

La otra alternativa es más interesante. Hay que partir de la base que
Obama le ha regalado a Cuba todo lo que puede sin violar directamente el
embargo impuesto por el Congreso de Estados Unidos. Obama le abrió las
puertas del turismo americano a los Castro. Permitió la compra de
habanos y ron en la isla para traerlos de regreso a Estados Unidos. Es
más, le regaló la tienda y la trastienda.

Por su parte, el actual presidente de Cuba, Raúl Castro, no le ha dado
ni las gracias a Obama. Ha dicho hasta la saciedad que la revolución
cubana no está a la venta y que el socialismo en Cuba tiene sus raíces
muy arraigadas en el corazón de los cubanos. Dame, dame, dame, dice
Raúl. Pero no me pidas nada a cambio.

Es aquí donde Trump se puede parar bonito y decirle a Castro: Vamos a
negociar de nuevo. Durante mi campaña yo dije miles de veces que me
gustaba negociar, pero negociar para el bien de Estados Unidos; para
ganar. Así que pueden volver a sentarse representantes de los Estados
Unidos y Cuba a negociar un nuevo acuerdo; uno que sea más parejo.

Cuba no debe olvidar que Estados Unidos puede sencillamente decidir
eliminar la ley que permite la entrada legal a Estados Unidos a los
cubanos que huyen de la isla. Muchos de los recién llegados cumplen un
año y un día y empiezan a regresar a Cuba con cosas disponibles en el
capitalismo y ausentes en la isla. Pueden también mandar remesas en
dólares para ayudar a sus familiares en la isla, lo cual de paso ayuda a
la maltrecha economía cubana.

Todo esto puede estar en juego.

Nosotros no podemos hacer otra cosa que esperar que Trump cumpla sus
promesas de romper con la política de Obama, o negociar un acuerdo mejor
con los comunistas en Cuba.

Periodista cubanoamericano.

Guimar123@gmail.com

Source: Cuba y las promesas de Trump | El Nuevo Herald –
www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article125997854.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *