Dissidents in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Calendar
January 2017
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Translate (from Es)
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Categories
Archives

Egberto Escobedo “Las cárceles cubanas son centros de terror”

Egberto Escobedo: “Las cárceles cubanas son centros de terror”
06 de enero de 2017 – 20:01 – Por Luis Leonel León

Egberto Escobedo, que cumplió cárcel por su activismo político, asegura
que la divisiones en la cúpula gobernante ofrecen un escenario propicio
para la resistencia interna

A Egberto Ángel Escobedo Morales, que cumplió cárcel en Cuba por
oponerse al régimen, la noticia de la muerte de Fidel Castro le llegó
mientras estaba de visita en Miami, a donde viajó a reencontrarse con su
familia tras ser liberado.

Para Escobedo, el deceso del exgobernante significa “el fin del símbolo
de la división y de la ruina de la nación”.

Considera a Castro “el peor hijo de Cuba” y asegura que con su muerte
finaliza una etapa, “incluso, [para los cubanos] fuera de la isla”.

En entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS, antes de su regreso a la isla,
advirtió que con Raúl Castro al frente del Gobierno, “queda otro tirano
y el sistema dictatorial”.

Escobedo asegura que el fallecimiento del dictador cubano “es el
principio del fin” y vaticinó que “el cambio es inevitable”.

“Sólo hay que acelerarlo y realizarlo bajo controles verdaderamente
democráticos para que sea una transición positiva”, dijo.

Durante el presidio, su cuerpo sufrió serias lesiones. Asegura que
alcanzó a ser testigo de las más crueles torturas y que corrió peligro
de ser asesinado por otros condenados, a quienes les ofrecieron la
libertad a cambio de eliminarlo.

Para poder salir de la isla cumplió en total 21 años de sanción y a
finales de 2016, gracias a la ayuda de organizaciones del exilio recibió
atención médica especializada en EEUU. Tuvo la oportunidad de que
asilarse, pero regresó para continuar su lucha pacífica contra la dictadura.

Apenas aterrizó en La Habana, la policía política lo apresó, interrogó y
amenazó, para amedrentarlo.

“Regresé para seguir en pié de lucha, pues no podemos tener otra
actitud, si de verdad queremos un país libre”, aseguró.

¿Por qué no aceptó quedarse en el exilio?

Varios de mis familiares no querían que regresara. Me decían que ya
había hecho suficiente. Me escondieron el pasaporte, y hay quien me
amenazó con desatenderme con tal de que no regresara. Otros trataron de
comprarme con carros, casas y otras cosas. Pero en estos momentos nada
puede superar el sentido del deber que tengo ante Dios y la patria. Hay
quien tuvo que salir de Cuba, pero sigue trabajando desde fuera por su
país, apoyándonos. Lástima que algunos se han cansado y otros siguen
luchando por ambiciones personales y caudillismo. Regresé porque soy
consciente de la necesidad de luchar en mi tierra. Conozco bien los
riesgos, pero tengo fe y confianza en el triunfo y en la necesidad de
cambios reales.

¿Cómo valora la experiencia de haber viajado a EEUU?

Pude respirar aires de libertad y disfrutar la democracia, la tolerancia
más plena, con orden y respeto, como debe ser. Me reuní con la historia
real y viva en la capital del exilio cubano, comprobé muchas ideas y
enriquecí otras, coordiné acciones con organizaciones que trabajan para
democratizar mi país. Disfruté de mi familia, entre ellos un hermano que
no veía desde hacía 21 años, vi a mi hija, mi madre y a otro hermano, a
mis primos y tíos con un inmenso cariño. Una parte de mi familia vive en
Miami y fue muy emotivo abrazarles. Tuve que dividirme entre la familia,
las actividades como activista y además atenderme la salud, porque la
prisión me hizo más daño en el cuerpo que en el espíritu. Fui operado de
la próstata y la verdad casi no pude hacer reposo, pues el tiempo vuela
en Miami.

¿Qué trato reciben los presos de consciencia en las cárceles cubanas?

Las cárceles cubanas son centros de terror y tortura para los presos
políticos, incluso para los presos comunes, aunque muchos de ellos se
acostumbran a vivir en esos lugares, bajo la presión de los guardias y
los delincuentes. Fui golpeado varias veces y vi cómo golpeaban a muchos
presos sin misericordia. Vi como torturaron antes de fusilar a los
condenados a muerte, vi realizarle simulacros de fusilamiento a Humberto
Real Suárez en varias ocasiones, vi como los guardias vendían ron y
drogas a los presos y los hacían encontrarse con enemigos para que se
mataran.

¿Alguna vez atentaron directamente contra su vida?

Lo hicieron en dos ocasiones. Al preso Rafael Cruzata Borcelá le
pidieron que me eliminara a cambio de su libertad. Él llevaba cerca de
20 años en prisión y le faltaban otros 20 por cumplir, por tener tres
muertos en prisión, pero se negó a hacerlo, por dos razones, por la
amistad que existía entre nosotros y porque él sabía que si lo hacía
sería fusilado. Borcelá sigue preso en el Combinado del Este. También en
la cárcel Kilo 7, de Camagüey, el teniente coronel Lázaro David Roca le
ofreció la libertad, a un preso llamado Yoan, a cambio de mi muerte.
Estuve dos años aislado en una celda de castigo sin poder recibir
visitas por negarme a vestir el uniforme de preso. La historia es larga
y terrible. Algún día pienso escribirla. Y lo peor, te confieso, ya no
es lo que yo pasé, sino que esas cosas siguen pasando, ahora mismo están
sucediendo en las cárceles cubanas. Y por supuesto contra eso también lucho.

¿Cómo ve el entendimiento de la realidad cubana en el mundo?

La extrema izquierda internacional ha logrado unir las fuerzas más
radicales y extremistas contra el mundo democrático, y si a ello se une
que las fuerzas democráticas se sienten menos eficientes, es una
situación muy grave que atenta contra la liberación de los pueblos e
incluso contra los países libres. La dictadura cubana es muy astuta y
peligrosa, lidera estas maniobras junto a China, Rusia, Corea del Norte
e Irán, que han ganado mucho terreno y confundido hasta al Papa. En lo
interno le llamamos la “tregua fecunda”, trabajamos, nos unimos y nos
reorganizamos sobre la marcha.

¿Qué vio a su alrededor tras la noticia de la muerte de Castro?

Cuando me enteré, faltaba una hora para que llegaran las 12 de la noche
del 26 de noviembre y celebrar mis 50 años. Estaba con mi familia, hubo
un alboroto espontáneo. Al momento salimos rápidamente hacia el
Versailles y cuando pasamos frente a La Carreta de la 40, ya había un
pueblo manifestando su alegría, la gran mayoría jóvenes, familiares de
mártires y víctimas de Fidel Castro. En Miami sentí cómo festejábamos no
la muerte de un ser humano sino el final de un diablo, la imagen del mal
en la máxima expresión. Festejé doble mi cumpleaños. Fue un regalo de
Dios que todo eso coincidiera durante mi visita a Miami.

¿Muerto Fidel Castro, piensa que hay oportunidades para democratizar Cuba?

Nuevas circunstancias significan nuevas oportunidades. Hay muchas
divisiones en la cúpula de Gobierno, entre fidelistas y raulistas,
también en el pueblo, y hay supuestos revolucionarios y muchos
disidentes que ya se manifiestan libremente, aunque no se involucran
directamente con la lucha por el cambio. Pero todo esto inevitablemente
va a fortalecer la oposición. Tenemos que ser muy cautos y a la vez
arriesgados para acelerar la lucha y no desaprovechar las señales del
tiempo.

¿Cómo vislumbra el proceso de cambio?

El cambio que los miembros del Foro por los Derechos y Libertades
estamos impulsando, se basa en la presión popular, el levantamiento del
pueblo en las calles para protestar contra las violaciones de los
derechos humanos. También estamos observando las divisiones internas de
la dictadura con las reformas para sostener el poder. A la par nos
estamos preparando para asumir responsabilidades pues no podemos esperar
al 2018 para ver si nos dejan una migajita de derechos. Hay que
presionar en las calles para que se realicen cambios irreversibles. O se
quitan los dictadores o los quitamos, con divisiones o no, pero tenemos
que derrocarlos.

¿Qué hace el Foro por los Derechos y Libertades para lograr un cambio real?

La solidaridad internacional con nuestra causa es también muy
importante. El Foro reúne a los más fuertes y decididos activistas y
grupos. Sin dejar de coordinar y trabajar con otras iniciativas.
Nuestras ideas y las verdades de la realidad cubana que no publican los
medios, las estamos repartiendo en volantes y discos en municipios bien
escogidos. Es un trabajo arduo, arriesgado, constante, pero es lo que
Cuba necesita para de verdad cambiar.

¿Está de acuerdo con la permanencia de Ley de Ajuste Cubano?

Mientras que exista una dictadura en Cuba, la Ley de Ajuste Cubano será
siempre una ley justa, pero necesita reformarse. Penosamente hay muchos
cubanos oportunistas que se aprovechan de esa ley en detrimento del
pueblo, regresando a la isla a especular con la miseria popular. Se
dicen emigrantes económicos pero al llegar a EEUU piden asilo político.
Y no les interesa hacer absolutamente nada por cambiar y mejorar su
patria, sólo usar esa ley en un inmoral beneficio personal. Los cubanos
escapan del país buscando libertad y oportunidades, o sea democracia,
pues no existe seguridad económica si no hay seguridad social y
política, tolerancia. Creo que [quienes piden] ser refugiados deben ser
bien analizados. Los activistas políticos y cívicos dentro de la isla
debemos contar con visados especiales, nada de visas de turismo a EEUU
ni a la inversa, hasta que seamos libres y democráticos, pues no sólo de
pan vive el ser humano y hay que terminar de una vez con el totalitarismo.

¿En qué trabaja después de su regreso a Cuba?

He continuado con lo que ya veníamos haciendo, que es lo que llamamos La
Tregua Fecunda, un camino en el cual confiamos para el triunfo
definitivo. Al tiempo nos juntamos y reorganizamos sobre la marcha, bajo
nuevas presiones y persecuciones pero con nuevas potencialidades y
oportunidades. También voy a rehacer el Partido Ortodoxo, luego de ser
nombrado secretario General en Cuba, bajo la presidencia del ilustre
Luis Conte Agüero, que sigue trabajando desde el exilio con 92 años. El
Partido Ortodoxo es miembro del Foro por los Derechos y Libertades y de
la resistencia dentro de Cuba. El cambio hay que acelerarlo y estar bien
atentos para que exista justicia, no venganza.

Source: Egberto Escobedo: Las cárceles cubanas son centros de terror |
Cuba –
www.diariolasamericas.com/america-latina/egberto-escobedo-las-carceles-cubanas-son-centros-terror-n4111765

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *