Dissidents in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Calendar
Categories
Archives

Cardet y el MCL

Cardet y el MCL
Eduardo Cardet es hoy por hoy el opositor que más molesta a Castro II
Jueves, marzo 23, 2017 | Zoé Valdés

PARÍS, Francia.- El Movimiento Cristiano de Liberación (MCL) ha sido el
grupo opositor más efectivo dentro de Cuba en mucho tiempo. Primero,
porque es la institución política mejor pensada, sostenida con una base
social sólida extendida por todo el país. Segundo, porque ninguna otra
agrupación disidente ha logrado la aglutinación que consiguió el MCL en
tiempos de Oswaldo Payá Sardiñas, fundador del movimiento, su líder
principal, asesinado por los Castro un 22 de julio del 2012, y en el
presente bajo la coordinación de Eduardo Cardet, quien fue también uno
de los gestores del Proyecto Varela, proyecto que usó algunas
herramientas de la Constitución castrista para enfrentar al régimen con
sus mismas armas constitucionales. Tercero, porque el MCL está
constituido también por una fuerte masa de exiliados que sin hacer
demasiado ruido en las redes sociales trabaja en silencio como
hormiguitas en aras de la libertad de Cuba. Cuarto, porque el MCL no
recibe ninguna ayuda pecuniaria, los que pertenecen al movimiento se
sustentan con su trabajo y el trabajo de sus familiares. No deben nada a
nadie, y el que no debe no la paga, como dice el refrán.

El MCL eligió a Eduardo Cardet su coordinador general mediante votación
democrática. Por lo que se decanta que el digno y verdadero heredero de
Oswaldo Payá es él. Eso lo sabe el régimen, como también sabe que Cardet
es un hombre de una enorme sencillez, firme en sus principios,
elocuente, brillantemente preparado para el liderazgo que desempeñó
hasta que lo encarcelaron a raíz de la muerte de Fidel Castro.

A Eduardo Cardet la tiranía ya le venía pisando los talones, se la tenía
jurada desde hacía rato, como se la tiene jurada al MCL y a sus
integrantes, que son constantemente avasallados, abusados y detenidos,
por los esbirros que allá encarcelan, torturan y asesinan.

La prueba de que Cardet es hoy por hoy el opositor que más molesta a
Castro II es que ha sido condenado a tres años de privación de libertad
en una de las peores cárceles de la isla por el mero hecho de disentir,
y de hacerlo con todas las armas de la ley y de la Declaración Universal
de los Derechos Humanos que debía ampararlo. Pese a que en el
fraudulento y amañado proceso reunieron y presentaron mediante videos a
varios elementos del vecindario para que declararan delitos no cometidos
–todos falsos– por Cardet, en la operación mentira y difamación a la que
nos tiene acostumbrados el castrismo, nada se pudo comprobar en su
contra. Y por eso, por esa nada, por esa ausencia de pruebas, fue que lo
condenaron a tres años.

Sabido es que la cárcel de Cardet no será fácil, eso es obvio. Sin
embargo, los que han hablado vía telefónica con su esposa y su padre, y
los que han podido hablar con Cardet desde la prisión por breves
minutos, subrayan siempre que reciben de ellos el aliento de una fuerza
indestructible, de su inquebrantable resistencia y hasta de un increíble
y positivo ánimo. Ni una queja, ni un llantén, ni siquiera una palabra
de más que denote resquebrajamiento.

Cardet es padre de familia, sus hijos padecerán todavía más ahora lo que
significa ser el hijo de un apestado del castrocomunismo. La escuela se
les convertirá en infierno, allí donde lleguen los apuntarán con el dedo
y los condenarán de antemano, sin haber hecho absolutamente nada, como
han condenado a su padre.

Los organismos internacionales, los gobiernos, la prensa libre están en
el deber de exigir por todas las vías la inmediata liberación de Eduardo
Cardet, es preciso que comiencen a hacerlo con rapidez. Pero lo que más
urge es que, ahora que el coordinador general del MCL se encuentra en
prisión, se apoye masivamente al MCL y a sus miembros dentro y fuera de
Cuba. Aprovecho para destacar la labor de una mujer que también de la
manera más discreta y humilde se ha destacado por ser una de las más
importantes activistas del MCL. Se trata de Rosa Rodríguez. También ella
ha sido perseguida, acosada y detenida cruelmente, pero ha continuado
con su callada labor sin aspavientos mediáticos. Debemos apoyar a
personas como ella y a todos los que continúan el magnífico trabajo
llevado a cabo por Eduardo Cardet.

(Publicado originalmente en Libertad Digital)

Source: Cardet y el MCL CubanetCubanet –
www.cubanet.org/blogs/cardet-y-el-mcl/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *