Dissidents in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Calendar
June 2017
M T W T F S S
« May   Jul »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Categories
Archives

Castro estaría dispuesto a negociar nuevo acuerdo con Trump

CNN: Castro estaría dispuesto a negociar nuevo acuerdo con Trump
junio 13, 2017
Rolando Cartaya

La Habana ha estado enviando mensajes conciliadores y preocupados ante
la inminencia de un cambio en la política estadounidense hacia Cuba y
ahora altos funcionarios indican que Castro estaría dispuesto a
renegociar con Trump la política unilateral de Obama ¿Demasiado tarde?
El gobernante cubano, Raúl Castro, está abierto a negociar un nuevo
acuerdo con el presidente estadounidense, Donald Trump, dijo un alto
funcionario cubano a la cadena CNN, en el que parece ser el
planteamiento más directo en favor de mantener una buena relación con
EE.UU, entre una serie de señales mediáticas desplegadas por La Habana
ante la inminencia de cambios en la política hacia la isla por parte de
la administración Trump.

“Sabemos que ellos tienen una visión diferente del mundo. Entendemos
eso”, dijo el funcionario, obviando mágicamente casi seis décadas de
demonización ideológica de Estados Unidos por parte del gobierno comunista.

Un segundo funcionario cubano recordó a la cadena las palabras de Castro
en la cumbre de la Comunidad de Estados latinoamericanos y Caribeños,
CELAC, celebrada en Bávaro, República Dominicana, a fines de enero,
menos de una semana después de la investidura de Trump:

“Deseo expresar la voluntad de Cuba de continuar negociando los asuntos
bilaterales pendientes con los Estados Unidos sobre la base de la
igualdad, la reciprocidad y el respeto a la soberanía e independencia de
nuestro país”, dijo Castro, y manifestó su disposición a “proseguir el
diálogo respetuoso y la cooperación en los temas de interés común con el
nuevo gobierno del presidente Donald Trump”.

Advirtió sin embargo que Cuba no haría “concesiones inherentes a su
soberanía e independencia”. Para La Habana los derechos humanos caen
bajo su soberanía, y cualquier crítica desde el exterior es considerada
una afrenta y una injerencia en sus asuntos internos.

Vista del exterior de la Embajada de Estados Unidos en La Habana (Cuba).
La primera fuente citada por CNN estimó que la administración Trump no
revertirá totalmente la política de Obama, al punto de cerrar su
embajada en la capital cubana. “Esa sería la opción nuclear”, dijo.

Sin embargo, expresó preocupación acerca de informes de prensa que
indican que el Presidente reimpondrá restricciones a los viajes de
estadounidenses a la isla. Advirtió que tal medida podría desestabilizar
las mejoradas relaciones bilaterales.

Aunque Trump durante su campaña por la candidatura republicana a la
presidencia consideró positivo un cambio en la política estadounidense
hacia Cuba después de 50 años, matizó que él habría negociado un mejor
acuerdo que el gobierno de Obama, en el cual no sólo Washington hiciera
concesiones a Cuba.

Posteriormente, ya como parte de su carrera hacia la presidencia rometió
al menos en dos ocasiones a los cubanoamericanos usar su autoridad
ejecutiva para revertir las decisiones de Obama, algo que está en el
centro de las preocupaciones castristas.

Durante un rally en Miami en septiembre pasado, declaró:

“Todas las concesiones que Barack Obama otorgó al régimen de Castro
fueron hechas a través de órdenes ejecutivas, lo que significa que el
próximo presidente puede revertirlas, y eso es lo que voy a hacer, a
menos que el régimen de Castro acceda a nuestras demandas. Esas demandas
incluirán libertades religiosas y políticas para el pueblo cubano, y la
liberación de los presos políticos”

La promesa de deshacer el acuerdo de Obama la reiteró el magnate
inmobiliario ya siendo el presidente electo de los estados Unidos, el 28
de noviembre de 2016 en su cuenta personal de Twitter @realDonaldTrump:
“Si Cuba no está dispuesta a lograr un acuerdo mejor para el pueblo
cubano, los cubanoamericanos y los Estados Unidos en general, le pondré
fin al acuerdo”, escribió

El alto funcionario citado por CNN afirma que casi 5 meses después de su
investidura el gobierno cubano todavía no se ha enterado de qué
constituiría un “acuerdo mejor” para Trump.

¿Un viaje al año?

A La Habana no parece importarle mucho si el mandatario eliminara, por
ejemplo, la importación ilimitada de ron y habanos cubanos: “Se los
vendemos a otros”, dijo el alto funcionario a CNN.

Pero para la industria turística cubana sería al menos conmocionante que
se concretara un persistente rumor de que el mandatario piensa reducir
los viajes de los estadounidenses a uno anual por cabeza. El turismo es
el único sector en alza de la economía en divisas de la isla, golpeada
en otros afluentes por la crisis en Venezuela, y Estados Unidos es el
segundo emisor de viajeros a Cuba después de Canadá, con 614.433 en
2016, entre cubanoamericanos y estadounidenses sin raíces cubanas. Los
planes del grupo militar empresarial GAESA que controla ese rubro
incluso se han reorientado teniendo en cuenta ese nuevo factor creado
por Obama.

Solamente por las visitas de los cruceros, según cálculos del Consejo
Comercial y Económico Estados Unidos-Cuba, entre 2017 y 2019 la isla
ingresaría 50 millones de dólares por los gastos de los turistas en
excursiones, restaurantes y habanos, y otros 13 millones de dólares por
pagos de tasas portuarias.

Otro fuerte golpe económico sería la restricción de los envíos de
remesas a la isla, totalmente liberados por Obama y que ya en 2015
sumaron unos $ 3.350 millones, pero hasta ahora no ha trascendido a la
prensa nada el respecto.

Campaña mediática diferente

Aunque Cuba generalmente se vale de los medios nacionales e
internacionales para atacar a EE.UU., las declaraciones a CNN del alto
funcionario cubano no identificado siguen a una serie de inusuales
entrevistas con medios internacionales y actividad en las redes sociales
por parte de otros funcionariosy personeros del gobierno de Cuba, todos
con mensajes acerca de la necesidad y conveniencia para ambas partes de
mantener las actuales relaciones con EE.UU.

Durante una visita al País Vasco, Mariela Castro, la hija mediática del
gobernante cubano, concedió una entrevista a la agencia española EFE en
la que ni siquiera se refirió a su viaje. La diputada y miembro del
Partido Comunista habló de diferentes temas, pero el plato fuerte de la
interviú fue tomado por la agencia para titular: “Mariela Castro: El
mundo hace chistes con Trump, pero en Cuba nos preocupa mucho”.

“Nuestro temor es que regresen las posiciones extremistas y la política
agresiva hacia Cuba”, dijo Castro, si bien se abstuvo de atacar al
presidente estadounidense. “Trump todavía es una sorpresa, no tenemos la
menor idea de hacia dónde va y tampoco podemos guiarnos por lo que dice
en sus discursos o entrevistas”, aseguró.

En lo que va de junio, oficiales del Ministerio del Interior de Cuba
concedieron por su parte sendas y raras entrevistas a la agencia Reuters
y a la CNN acerca de las consecuencias negativas que podría tener un
retroceso en los vínculos bilaterales para la lucha contra el tráfico
humano y contra el narcotráfico respectivamente.

Los primeros advirtieron que las cifras de contrabando de personas han
descendido notablemente desde que los dos gobiernos alcanzaron en enero
un acuerdo histórico, pero que esos avances se podrían perder si no se
reanudan los diálogos de alto nivel, mantenidos en un impasse por la
administración Trump. Mientras, oficiales del organismo cubano de lucha
antidrogas dijeron a CNN que el cese de la cooperación bilateral
llegaría en un mal momento, pues aseguraron tener evidencias de que,
desde que el expresidente Obama desechó la política de pies secos-pies
mojados que daba trato migratorio a traficar drogas a través del
Estrecho de la Florida.

En el ámbito diplomático los enviados de La Habana han estado también
muy activos, sobre todo en las redes sociales.

La negociadora por el MINREX cubano de la normalización con el gobierno
de Obama, Josefina Vidal, y el embajador en Washington José Ramón
Cabañas, retuitean materiales de apoyo al status quo como una encuesta
divulgada por la coalición proacercamiento Engage Cuba que indica que el
65 % de los estadounidenses apoyan la política actual o una carta
enviada al secretario de Estado Rex Tillerson por los senadores
antiembargo Jeff Flake, Mike Enzi y John Boozman detallando las ventajas
de la política de Obama para los emprendedores privados cubanos, las
compañías estadounidenses y los intereses nacionales de EE.UU.

En México el embajador cubano Pedro Núñez declaró al diario El Universal
que Cuba aspira a que se mantenga con el gobierno de Trump la misma
relación que existía con el de Obama.

Sólo mueven ficha en jaque

En mayo de 2009, después que Obama, en el primer año de sus ocho en la
Casa Blanca, relajó unilateralmente las restricciones de viaje y envío
de remesas a Cuba, el presidente del gobierno español José Luis
Rodríguez Zapatero dijo: “Ahora le toca mover ficha a La Habana. Ahora
el Gobierno cubano tiene que hacer reformas y, en mi opinión, deben
empezar por lo económico y social”, apuntó entonces Rodríguez Zapatero,
en una entrevista con el diario local Público.

Sin embargo, pasaron los ocho años de Obama y seis rondas suyas de
medidas unilaterales de relajamiento; la represión en Cuba empeoró, las
reformas se quedaron más en el botón de “pausa” que en el de “prisa”,y
ahora el Rey de La Habana está en jaque… y tal vez sea demasiado tarde
para mover alguna ficha salvadora.

Source: CNN: Castro estaría dispuesto a negociar nuevo acuerdo con Trump

www.martinoticias.com/a/cnn-castro-en-jaque-estaria-dispuesto-a-negociar-nuevo-acuerdo-con-trump/146841.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *