Dissidents in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for new servers. Thank you.
Calendar
June 2017
M T W T F S S
« May   Jul »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Categories
Archives

‘Operación antiaérea’: El secuestro de estadounidenses en Cuba

‘Operación antiaérea’: El secuestro de estadounidenses en Cuba
Ni siquiera Fidel Castro se atrevió a aprobar aquella temeridad de su
hermano
Jueves, junio 29, 2017 | Alberto Méndez Castelló

LAS TUNAS, Cuba.- Unos dicen que la idea partió de Piñeiro Barbarroja,
conocedor de la idiosincrasia de los americanos por haber vivido en
Estados Unidos, pero otros afirman que el plan calificado por Fidel
Castro de “estupidez continental”, según dijo el comandante Paco Cabrera
Pupo a mi padre en enero 1959, fue ideado personalmente por Raúl Castro.

Lo cierto es que por estos días de junio se conmemoran 59 años del
secuestro de un ciudadano canadiense y 48 estadounidenses, entre ellos
29 infantes de marina destacados en la base naval de Guantánamo, a manos
de fuerzas del II Frente Oriental al mando del entonces comandante Raúl
Castro.

En marzo de 1958, el II Frente Oriental comandado por Raúl Castro se
estableció en una zona montañosa, pero también poblada, con terrenos de
cultivos y centrales azucareros, que con la llegada de los guerrilleros
comenzó a ser bombardeada, provocando el descontento de la población
civil que, con los alzados entre ellos, sintió los efectos de la guerra.

Como las bombas era Made in USA y, según los colaboradores de
Barbarroja, jefe de Inteligencia del II Frente, los aviones eran
abastecidos por los estadounidenses en la base naval de Guantánamo, Raúl
Castro firmó la Orden No. 30, disponiendo la “Operación Antiaérea”,
mediante la cual a partir del 27 de junio de 1958, serían “detenidos”
los ciudadanos estadounidenses que se encontraren en lugares
relacionados en un anexo secreto, como secretos también debían ser los
lugares en la comandancia del II Frente a donde debían ser conducidos
los secuestrados.

Cumpliendo lo dispuesto en la Orden 30 de Raúl Castro, concluyendo el
mes de junio de 1958, ya 49 norteamericanos, 20 civiles, empleados de la
planta de extracción de níquel de Moa, de propiedad estadounidense, y 29
militares de la infantería de marina, habían sido secuestrados, causando
alarma en la embajada de Estados Unidos en La Habana, y, sobre todo, en
Washington.

Los castristas acusan sistemáticamente al gobierno de Estados Unidos de
injerencista, pero antes de la Crisis de los Misiles, como ningún otro
militar o político lo había hecho antes, en junio de 1958 Raúl Castro
proporcionó al gobierno estadounidense, concretamente, al presidente
Dwight D. Eisenhower, motivos fundados para la intervención en Cuba,
dando lugar con aquellos secuestros a lo que técnicamente en Derecho
Internacional se denominó casus belli, esto es, los motivos para la
aparición del “estado de guerra”, y con ello, la remilitarización de un
territorio, es decir, la introducción de fuerzas armadas, construcción
de fortificaciones, instalaciones militares o emplazamientos, antes
prohibidos por haber finalizado las circunstancias que dieron lugar a la
militarización, circunstancias que reaparecen, dando lugar a la
remilitarización, caso de Cuba.

Cabe preguntarse qué habría sido del Ejército Rebelde si el gobierno de
Estados Unidos envía fuerzas militares aerotransportadas y motorizadas
terrestres desde la base naval de Guantánamo, combinadas con infantería
de marina desembarcada desde los cercanos puertos en la costa norte, no
para ocupar toda Cuba, sino sólo la provincia de Oriente…

Pero al rescate de sus ciudadanos en manos de Raúl Castro, en una acción
que el mismísimo Fidel Castro desaprobó, ese pudo ser el fin de la
dictadura de Batista y del sueño guerrero de Fidel Castro, el gobierno
de Estados Unidos envió sólo a dos hombres a la zona de conflicto, lo
que pone en entredicho desde entonces las tan publicitadas “invasiones
yanquis a Cuba”.

Entre el 2 y el 3 de julio de 1958, el cónsul de Estados Unidos en La
Habana y el vicecónsul radicado en Santiago de Cuba negociaron con Raúl
Castro, llevándose a cuatro estadounidenses y al ciudadano canadiense
por encontrarse enfermos. Pero a los dos días los diplomáticos
regresaron a la zona de guerra, adonde estaba Raúl Castro. Traían un
ejemplar de The New York Times, donde se reportaban las órdenes de Fidel
Castro para que los ciudadanos estadounidenses fueran liberados.

Cabe recordar el aniversario del secuestro cuando en Cuba vivimos días
de detenciones ilegales y quebrantamientos no sólo de las leyes penales,
sino también, de la legislación civil, violando los derechos humanos más
elementales de los cubanos; y los secuestros de junio de 1958 sitúan en
contexto de dónde proviene el pisoteo del ser humano que hoy vemos y
sufrimos en Cuba.

Source: ‘Operación antiaérea’: El secuestro de estadounidenses en Cuba
CubanetCubanet –
www.cubanet.org/opiniones/operacion-antiaerea-el-secuestro-de-estadounidenses-en-cuba/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *